Saltar al contenido.

Casa Curutchet, el equipo La Plata-Aujame

El estudio de Rue de Sévres

Le Corbusier se radicó en París en 1917, en un departamento de la rue Jacob, donde vivió hasta su traslado definitivo al edificio Porte Molitor en 19341. Con su amigo Max Dubois creó la Sociedad de Aplicaciones de la Ingeniería en un departamento de 3 ambientes en el segundo piso de un edificio ubicado en la rue d’Astorg, junto a la plaza Saint Augustin2. Al poco tiempo se incorporó se incorporó al estudio Amadee Ozenfant para establecer las oficinas de la revista L’Esprit Nouveau.

En 1922 Le Corbusier se asoció con su primo, Pierre Jeanneret, con quien había trabajado el año anterior en el proyecto de la Ville Contemporaine. Este proyecto, y la segunda versión de la Maison Citrohän fueron presentados en el salón de otoño de 1922, y las villas puristas Besnus y La Roche-Jeanneret en el de 1923. Estos proyectos estaban acompañados de maquetas escala 1:20 realizadas por Charles Lasnon3.

En 1924, cuando reciben el encargo del industrial Henri Frugés para construir un barrio de viviendas en Pessac, Le Corbusier y Pierre Jeanneret deciden trasladar su estudio a un espacio más amplio. Fue la Señora Singer-Polignac4 quien le ofreció un alquiler asequible para ocupar una de las galerías cerradas de la Maison Saint Ignace, en el 35 de rue de Sévres. Era un antiguo convento jesuita construido en 1855 frente al parque square Boucicaut5, que había adquirido su familia en 1905 para evitar su demolición6, y aunque los jesuitas lograron recuperar la iglesia y parte de sus instalaciones en 1938, el atelier de Le Corbusier permaneció bajo las mismas condiciones contractuales7.

Rue de sevres 1950 Archivo St Ignace

Le Corbusier trasladó su estudio a ese edificio el 18 de septiembre de 1924. Para acceder desde la calle había que atravesar una pequeña puerta incorporada a un portón para automóviles, donde había un pequeño cartel que señalaba “Atelier Le Corbusier, primer piso al fondo del corredor”8. El vestíbulo de acceso era en realidad un pequeño patio que conducía a una larga galería semi-cubierta9. Al final de ese corredor, había una escalera de madera que conducía al primer piso, donde se encontraba la puerta de color negro del atelier.

El edificio era viejo, sucio, maloliente y estaba destrozado. Más tarde sería totalmente arrasado, pero cuando entré en él por primera vez estaba muy presente, lleno de una extraña clase de atracción. La galería de la planta baja daba a un rellano de la escalera, una puerta en total oscuridad. La puerta conducía al equivalente en el nivel superior de la galería de la planta baja: ¡el taller! De tres a cinco metros de largo y de tres a cinco metros de ancho, el taller era en realidad una sección de un largo pasillo blanco sin salida. A un lado había una hilera de grandes ventanales y una pared en blanco frente a ellos. Esta pared separaba el taller de la vecina iglesia de San Ignacio10.

El local medía 3.50 metros de ancho por 41 de largo y 4 metros de altura, con diez ventanales en el lado izquierdo que daban al patio interno. Las mesas de dibujo estaban dispuestas a la derecha, en fila unas tras otras. Le Corbusier armó su espacio privado con algunos tabiques de madera dispuestos cerca de la entrada. Pierre Jeanneret conducía el taller por las mañanas, mientras Le Corbusier dedicaba ese tiempo a la pintura. El único empleado fijo de esos años fue Alfred Roth, aunque durante los años siguientes se incorporaron Kunio Maekawa Ernst Weissmann y en Charlotte Perriand Como asociada de Le Corbusier y Pierre Jeanneret en los diseños de mobiliario de sus proyectos11.

El estudio de rue de Sévres permaneció activo hasta junio de 1940, unos días antes del ingreso de las tropas alemanas en París12, cuando Le Corbusier decide separarse de Pierre Jeanneret, cerrar el estudio y refugiarse en Ozon13. Durante la ocupación, el atelier solo se abrió temporalmente en 1943 para albergar a los equipos del grupo ASCORAL14. La reapertura definitiva se produjo al finalizar la guerra, en 1945. Le Corbusier regresó a París, y su “la tarea más inmediata de Le Corbusier fue poner en orden su casa y su estudio15. El atelier de Rue de Sévres se rehabilitó en las mismas en que lo había dejado, tal como describe Jerzy Soltan:

Viejas mesas de dibujo, taburetes y sillas rotas, caballetes chirriantes, maquetas arquitectónicas rotas o medio rotas a distintas escalas, rollos de dibujos, utensilios de dibujo… todo eso competía por el espacio en la mitad más profunda del pasillo-taller. Y, por supuesto, todo estaba cubierto por una gruesa capa de polvo. El polvo se había ido acumulando aquí durante seis años, desde el comienzo de la guerra. En este momento estaba despertando a su nueva vida de posguerra. La parte delantera del atelier estaba más ordenada. A lo largo de la pared exterior y perpendicular a ella había unas cuantas mesas de dibujo, algunos taburetes y sillas. En la “pared de la iglesia” había dibujos clavados; frente a las ventanas, entre las mesas y la pared, una gran estufa de hierro, instalada ad hoc, dominaba el espacio16.

Rue de Sévres, Rene Burri, tecnne

En ese tiempo todo funcionaba de manera precaria y “los pocos ayudantes temporales que iban a trabajar media jornada en el estudio en 1945, lo hacían prácticamente por nada17, pero en 1946, cuando recibe el encargo para los proyectos de La Rochelle y Saint-Dié, la actividad en el estudio se fortaleció, y en los años siguientes, la actividad principal estuvo centrada en el proyecto de la Unité d’habitation de Marsella, un encargo que generó buenos ingresos al taller y permitió su reorganización espacial:

A la entrada, un vestíbulo reducido, a cuya izquierda se puso el vestuario y la copiadora de planos, disimulada por archivadores, y luego la oficina del secretariado que controlaba la entrada. Detrás se encontraba el pequeño ‘bureau’ de Le Corbusier, un despacho de 2,59 x 2,26 x 2,26: un ‘volumen patrón’ que daba expresión plástica a los conceptos del Modulor, cuya publicación se preparaba por entonces. Adosado a él, había un tercer recinto parcialmente cerrado donde trabajaba Wogenscky. A su marcha, Le Corbusier ocupará ese espacio ampliando el suyo. Tras estos despachos se abría el atelier de dibujo, con una dimensión de unos 32,50 x 3,50, es decir, con una proporción 1-9, cuyas ventanas claustrales enfocaban hacia la iglesia, abiertas a la luz y al sol de la mañana. El muro del fondo fue revestido en 1947 por un gran fresco de Le Corbusier. Al lado derecho, frente a los despachos se instaló una parrilla Ciam y un gran tablero expositor negro de 8,50 m. de largo para trabajar a gran escala, dibujar con tiza o preparar demostraciones. Bajo las ventanas, dos muebles alargados servían a la vez de mesa y de archivo. En general paralelas a las ventanas, los tableros se pusieron perpendiculares a ellas en tiempos del ATBAT, cuando el atelier pasó de 15 a 30 dibujantes. Las mesas de dibujo se alineaban a lo largo de la otra pared18.

Atelier Le Corbusier A35S

La actividad en el taller estaba comandada por Wogenscky; Le Corbusier dedicaba las mañanas a la escritura y la pintura en su departamento de Rue Molitor y llegaba al estudio alrededor de las 14 horas19. Recorría los tableros para ver los avances de los colaboradores, que en pocos años pasaron de 15 a 30; “Eran principiantes: jóvenes arquitectos que querían trabajar para Corbu y estaban dispuestos a hacerlo por nada. Estaban equipados con una beca o una beca de sus respectivos países o eran lo suficientemente ricos como para estar allí sin remuneración”20. Fueron los colaboradores quienes en 1948 incentivaron a Le Corbusier para que pinte el enorme mural que cubre la totalidad de la pared del fondo, inaugurado el 19 de marzo de 194821.

El encargo Curutchet

Cuando Le Corbusier aceptó el encargo del Dr. Curutchet, él y su joven equipo de colaboradores estaban ya muy ocupados con una gran cantidad de proyectos de construcción de posguerra. El taller, que se ocupaba en gran medida del diseño de la Unité d’Habitation de Marsella, trabajaba también en la Fábrica Duval de Saint Dié y en el plan director de esa misma ciudad. El propio Le Corbusier se encuentra en la fase final de la redacción de Le Modulor y ha comenzado a trabajar en el Poema del ángulo recto”22.

El 1 febrero de 1949 Le Corbusier recibió el telegrama que confirmaba el encargo del proyecto para la casa del Dr. Curutchet, y al día siguiente decide convocar a Roger Aujame para que participe como jefe de grupo del proyecto. Aujame había conocido a Le Corbusier en 1942 en Vézelay, donde Le Corbusier se alojó un tiempo durante la guerra. En el atelier trabajó en los proyectos para la Usine Verte, el plan urbanístico de Saint-Dié y el modulor; fue coautor junto a Le Corbusier del libro Les Trois Etablissements humains, y tuvo activa participación en el proyecto de la Unité d’Habitation de Marsella junto a André Wogesnscky y Valdimir Bodiansky23.

El 2 de febrero, Le Corbusier escribe a Aujame, que se encontraba en Marsella integrando el equipo de trabajo que dirigía las obras de la Unité d’Habitation: “tengo un trabajo interesante para hacer en La Plata, encargo seguro y condiciones de pago realizadas. Me gustaría que pudiera suspender por cierto tiempo su estancia en Marsella para hacer estos planos conmigo aquí. Se trata de una casa particular, especial, para un médico. Estaría encantado de que esta invitación le entusiasme”24.

Esa misma semana, Le Corbusier convoca a Bernard Hoesli para trabajar en el proyecto. Hoesli había egresado de la escuela de arquitectura de Zurich en 1944; en 1947 se trasladó a Paris, y tras un breve paso por el estudio de Leger, se incorporó como colaborador en Rue de Sévres, donde comenzó trabajando en el proyecto de la Unité d’Habitation.

Le Corbusier había bosquejado algunas ideas en un folio del estudio, que exhibió en su reunión con Hoesli.

Casa Curutchet, primeros bosquejos de Le Corbusier

Como expresa Merro Jonhston, “Le Corbusier era un solitario y provisto de pequeños croquis trazados sobre un mantel, un ticket de metro, un pedazo de papel o un cuaderno, él llegaba delante de su mesa de dibujo y anunciaba: “Esto es lo que hay que hacer.” En algunas ocasiones, él retomaba el dibujo en una escala más grande sobre un papel croquis. Seguidamente, los dibujantes debían descifrar, comprender e interpretar. La exégesis de esos croquis necesitaba de todo un aprendizaje. A veces, el desciframiento movilizaba varias personas, hasta que uno de los mayores descubría la vía a seguir25.

Area de trabajo del equipo La Plata-Aujame

Cuando Aujame volvió de Marsella, el equipo “La Plata-Aujame” se instaló en los fondos del atelier, ocupando el área que traza la proyección de la anteúltima ventana del atelier, con Jerzy Soltan como testigo presencial: “Cuando Corbu aceptó el proyecto de la Casa Curutchet en La Plata, el capitán del equipo era un amigo íntimo, Roger Aujame. El “territorio” del equipo de “La Plata-Aujume” en el taller era adyacente al mío. Así pude seguir el desarrollo de los acontecimientos allí26.

En los primeros días, Aujame y Hoesli trabajaron en base a los esquemas de Le Corbusier, realizando pruebas y analizando posibles variantes en la disposición de los espacios sobre la base de los esquemas iniciales. El proceso de diseño había comenzado.

Marcelo Gardinetti

Le Corbusier, Atelier Rue de Sévres, 1948

Referencias

1 “Desde 1917 hasta 1934 Le Corbusier residió, excepto en los periodos en los que sus viajes evangelizadores le alejaban de París, en el número 20 de la rue Jacob. Situado entre el Quai Voltaire y el Bvd. Saint Germain, en pleno barrio de St. Germain – des – Près” (Tárrago,2009,37)

2 “El precedente inmediato del atelier es la ‘oficina’ o ‘despacho’ que mantiene en la rue d’Astorg -junto a la plaza Saint Augustin y próxima a la estación Saint Lazare- desde 1917 a 1924. Los números 29 y 29 bis son dos casonas del siglo XVIII, de alta calidad, de bajo, dos plantas y bajo-cubierta. Ahí tendrá Le Corbusier la sede de la Sociedad de Aplicaciones de la Ingeniería que funda con Du Bois, y ahí alojará las oficinas de la revista L’Esprit Nouveau y su propio estudio de arquitectura con Pierre Jeanneret.” (Alonso,2012,58)

3 “Lasnon realizará varias maquetas para Le Corbusier, desde 1922 a 1937, englobables en dos categorías en las que la temática arquitectónica coincide con una técnica de trabajo del yeso: las viviendas, representadas mediante la técnica del “moulage de ronde-bosse” y las propuestas urbanísticas plasmadas mediante el “basrelief”.”  M.A. de la Cova Morillo-Velarde, “Le Corbusier y Charles Lasnon: De las maquetas blancas de los Salones de Otoño a los plan-reliefs del nuevo urbanismo” en Torres Cueco, Jorge (ed.) “Le Corbusier 50 años después”, ISBN: 978-84-9048-373-2 (Valencia: Editorial Universitat Politècnica de València, 2015), 481

4 Le Corbusier había conocido a la familia Polignac a través de su hermano Albert. En 1930, los Polignac serán los mecenas en el proyecto y construcción de la “Cité du Refuge”.

5 “Al clásico modo jesuítico, el templo consta de una sola nave de cinco tramos con capillas laterales entre los contrafuertes y una profunda cabecera poligonal; tenía tres calles, con triforio sobre las capillas y cuerpo superior de altos ventanales geminados.  Desde el principio, la iglesia no tuvo fachada a la calle, abriéndose a un patio, en concordancia con esa reticencia urbana que le llevó a quedar excluida y sin reflejo alguno en la cartografía urbana, ni de su época ni de las posteriores”. (Alonso,2012,53)

6 “La ley de separación de diciembre de 1905 abrieron un periodo de aguda crisis entre la Iglesia y el Estado, al nacionalizar éste todos los bienes de la Iglesia. La situación fue especialmente grave en el caso de los jesuitas, que fueron expulsados y vieron cómo se cerró su templo y se confiscaron sus edificios, evitándose in-extremis su demolición gracias a la Polignac, que logró del Gobierno ponerlos a su nombre.” (Alonso,2012,62)

7 En 1970 el edificio fue demolido y en su lugar se construyó un edificio residencial y comercial de 12 pisos.

8 (Alonso,2012,63)

9 “Se entraba en el edificio por una pequeña puerta, que formaba parte de un gran portón para automóviles, y se pasaba a un pequeño patio. «…» Desde el patio, al girar a la izquierda, se podía apreciar todo el recinto: una enorme galería-corredor blanca de unos treinta metros de largo, cinco de ancho, con una larga hilera de ventanales clasicistas a la derecha que conducían a un jardín claustral.” (Soltan,1983,9)

10 Ibidem

11 “La exposición de su “bar bajo techo”, con muebles de acero tubular, en el Salón de Otoño, le proporcionó un éxito inmediato en la prensa y Le Corbusier le pidió que se uniera a su estudio en 1927” Charlotte Perriand 1903-1999, Philosopher of Innovative Modern Furniture Design; Vernissage (2010), 11

12 “La ultima anotación en el registro de dibujos del 35 Rúe de Sévres llevaba fecha de junio de 1940” (Curtis,1987,163)

13 (Cohen,2006,95)

14 La ASCORAL (Assemblée de Constructeurs pour une Rénovation Architecturale), fue creada en 1943. Integrada por un grupo de arquitectos, ingenieros, sociólogos, y economistas, se propuso investigar la optimización del hábitat en diferentes lugares del planeta.

15 (Curtis,1987,163)

16 (Soltan,1983,10)

17 (Curtis,1987,163)

18 (Alonso,2012,66

19 “El horario de trabajo de Le Corbusier era implacablemente regular. Durante mis cuatro años en el atelier, trabajaba en la rue de Sévres desde las dos de la tarde hasta cerca de las siete. La hora de las dos de la tarde, aprendí pronto, era sagrada. Si llegabas un minuto tarde te arriesgabas a una reprimenda. Al principio, Corbu llegaba en metro (una línea de metro cómoda y directa conectaba su estación de Michel-Ange-Molitor con la del atelier de Sévres-Babylone) o en taxi. Más tarde empezó a conducir su viejo Simca verde pistacho descapotable. En sus últimos años volvería a viajar en taxi.” (Soltan,1983,10)

20 (Soltan,1983,22)

21 Peinture murale, 35 rue de Sèvres à Paris, 1948 Oil on plywood, Dimensions: H: 3,82 m x L: 3,50 m, Signed and dated at bottom right Le Corbusier / 19 mars 1948, Paris. Fondation Le Corbusier

Le Corbusier, Mural A35s, tecnne

22 (Lapunzina,1997,51)

23 17 (Curtis,1987,170)

24 Carta de Le Corbusier a Roger Aujame, 2 de febrero de 1949, FLC, (Merro,2009,2-29)

25 (Merro,2009,2-29).

26 (Soltan,1983,16)

Bibliografía:

Alonso Pereira, José Ramón “35 Rue de Sévres: Le Corbusier y sus contextos” en Jorge Torres Cueco ed. Le Corbusier Mise Au Point, (Valencia: General de ediciones de arquitectura, 2012), 50-71

Alonso Pereira, José Ramón, “La Maison Cachée de Le Corbusier. Hábitat y habitar en Rue Jacob, 1917-1934” (Universidade da Coruña, Revista de investigación y arquitectura contemporánea N°4 (2014), 13-22 ISSN 2173-6723

Boesiger, Willy “Le Corbusier” (Barcelona: Gustavo Gili; 1980)

Casoy, Daniel, “Le Corbusier en la Plata: entrevista con el Doctor Curutchet” “Arquitectura Bis” Nº43, Barcelona, 1983

Cohen, Jean-Louis, “Le Corbusier”, Köln, Taschen Gmbh, 2006

Curtis, William J. R. “Le Corbusier, ideas y formas” Madrid: Blume; 1987

Merro Johnston, Daniel, “El autor y el intérprete. Le Corbusier y Amancio Williams en la Casa Curutchet” Tesis doctoral, Universidad Politecnica de Madrid, 2009

Merro Johnston, Daniel, “El autor y el intérprete. Le Corbusier y Amancio Williams en la Casa Curutchet” Buenos Aires: 1:100 ediciones; 2011

Lapunzina, Alejandro, “Le Corbusier’s Maison Curutchet” New York: Princeton Architectural Press; 1997, ISBN 1568980957, 9781568980959

Le Corbusier, Le Grand, Jean-Luis Cohen (ed.) London: Phaidon, 2008

Le Corbusier “Le Modulor: Essai sur une mesure harmonique à l’échelle humaine, applicable universellement à l’architecture et à la mécanique” Boulogne: Éditions de l’Architecture d’aujourd’hui, 1950

Le Corbusier, «Oeuvre complete 1946-1952», vol. 5 W. Boesiger (ed) Basel: Birkhauser, 1995

Torres Cueco, Jorge (ed.) “Le Corbusier 50 años después”, ISBN: 978-84-9048-373-2 (Valencia: Editorial Universitat Politècnica de València, 2015)

Healy, David, “Tracing The Genesis of the Inhabitable Picture Plane”, University College Dublin Ireland, Dissertation; (2009)

Soltan, Jerzy “Working with Le Corbusier” in H. Allen Brooks (ed.), The Le Corbusier Archive, Volumes XVII, New York: Garland, (1983), 9-24

Tárrago-Mingo, Jorge, “20 rue Jacob. Le Corbusier, las fotografías de Brassaï y Ms. Barney” Ra. Revista de Arquitectura N° 11, (2009), 37 – 50

Fotografías:

Portada: ©W. Maywald 1948

Despacho de Le Corbusier: Le Modulor, 1950

Fotografias: ©FLC/ADAGP

©Marcelo Gardinetti – Todos los derechos reservados

Compre tráfico del sitio web barato

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: